Meson de Cándido

De cuando Cándido se lanzó al ruedo

De cuando Cándido se lanzó al ruedo

La figura de Cándido López es más que conocida, pero seguimos encontrando facetas suyas que todavía nos sorprenden. Hoy queremos hablaros del día en el que el Mesonero no dudó a la hora de saltar al ruedo y ponerse delante de un morlaco.

Fue en agosto del año 1923. Hace casi noventa años ya de aquello… Cándido López salió segundo espada en una becerrada de camareros. Como contaba el propio Mesonero, aquella mañana fue completa y grandiosa para él. La prensa de la ciudad recogía aquel evento, que contaba con Cándido como uno de sus principales protagonistas: “Cándido López Candiles, que muestra ser un buen aficionado y saber lo que se trae entre manos, después de brindar a la presidencia, hace una estocada hasta el puño que hace doblar al toro (ovación clamorosa)”. Y, como no podía ser de otra forma, Cándido dio su particular vuelta al ruedo, en la que se produjo una pequeña avalancha, por cierto, al romperse una de las barreras que sujetaban al público. Más tarde, tras la corrida, que se celebró a las seis de la mañana para que pudieran asistir los hosteleros, marcharon a desayunar al “Hotel Fornos” con las madrinas. A continuación, las cuadrillas pasaron el día en un lugar que estaba muy de moda por aquella época en Segovia, la Boca del Asno, en el Pinar de Valsaín. Para Cándido, gran aficionado al arte del toreo, aquella fue una mañana única y así lo dejó escrito en sus memorias.

¿Conocíais la faceta torera del fundador de nuestra casa? Cada vez que ojeamos sus memorias aprendemos algo nuevo sobre él y nos encanta poder contároslo en este blog. Esperamos que disfrutéis tanto como nosotros de estas historias y que las compartáis con vuestros amigos para que conozcan nuestra casa.

Plz. Azoguejo, 5, Segovia (40001) España. Tel: +34 921 425 911 y +34 921 428 103